Aumento de glúteos

¿Qué es el aumento de glúteos?

El aumento de glúteos con grasa o con implantes en nalgas, es un procedimiento quirúrgico de cirugía plástica dirigido a mejorar el tamaño y la forma de los glúteos por las siguientes razones:

  • Mejorar el contorno corporal de una mujer u hombre que, por razones personales, piense que sus glúteos son demasiado pequeñas.
  • Corregir una reducción en el volumen glúteo tras ciertas enfermedades.

 

El aumento glúteo puede mejorar su apariencia y su autoestima. Sin embargo antes de decidirse debe revisar cuidadosamente cuáles son sus expectativas y discutirlas con nosotros.

 

Insertando un implante en cada uno de los glúteos o grasa propia del paciente, podemos incrementar de forma apreciable el volumen de esa zona. Este texto le dará un conocimiento básico del procedimiento, como se realiza, y que resultados puede esperar. No puede contestar todas sus dudas, ya que muchas dependen de las circunstancias individuales de cada paciente. En la consulta inicial le explicaremos todas las particularidades de su caso.

 

El aumento glúteo se realiza generalmente para mejorar el contorno corporal, o como técnica reconstructiva tras determinados procesos que cursan con una lipodistrofia.

 

Tipos de aumentos

 

Podemos aumentar los glúteos mediante un implante cuando no existe grasa obtenible suficiente como para ser utilizada y en el caso de ser la preferencia del paciente.

Un implante de glúteo es un envoltorio de silicona relleno con gel de silicona.

La tendencia actual es a colocar prótesis con forma adaptadas a las características del glúteo y rellenas con un gel cohesivo (con unas características físicas similares a las prótesis mamarias pero más duras).

 

El aumento glúteo es un procedimiento seguro, pero como en cualquier operación, hay riesgos asociados con la cirugía y complicaciones especificas asociadas con el procedimiento.

 

Como con cualquier procedimiento quirúrgico, el sangrado tras la operación puede causar edema y disconfort. Tales molestias se atenúan por la colocación de drenajes que se mantienen 2 o 3 días para evacuar la sangre de la herida. No obstante hay un pequeño riesgo de hematoma que si se presenta puede requerir la evacuación de la sangre acumulada.

 

Un pequeño porcentaje de pacientes pueden presentar una infección alrededor del implante. Esto puede ocurrir en cualquier momento, pero es más frecuente en la primera semana tras la cirugía. En algunos casos, puede ser necesario retirar el implante durante algunos meses hasta que la infección desaparece. Posteriormente se coloca un nuevo implante.

 

La mayoría de los pacientes que llevan implantes no padecen las complicaciones descritas, sin embargo es importante que las conozcan y en la consulta preoperatoria les expliquemos cada una de ellas para que sean conscientes de los beneficios y riesgos de esta intervención, que por otra parte tiene un alto grado de satisfacción.

 

En la consulta

 

En la consulta inicial evaluaremos su estado de salud y le explicaremos las técnicas quirúrgicas más apropiadas para su caso particular. Explíquenos cuáles son sus expectativas. Seremos igualmente francos con Vd. indicándole las alternativas y las ventajas, riesgos y limitaciones de los tratamientos posibles. Del mismo modo conteste las preguntas que le hagamos acerca de sus hábitos como fumar, o de la ingesta de medicación, vitaminas, y otras drogas.

 

Le explicaremos el tipo de anestesia que utilizamos habitualmente, el hospital donde realizamos la intervención, y los costes de la misma.

 

La Cirugía

 

Le daremos instrucciones sobre cómo preparar la cirugía, el tiempo de ayuno previo a la misma, y la medicación que debe evitar, así como las pautas de administración de los antibióticos y otros medicamentos que son importantes para que todo vaya bien.

 

La mayoría de los procedimientos son con ingreso en el hospital, y es preciso que le acompañe un adulto responsable. Del mismo modo también es preciso que alguien le ayuda en su vida habitual durante los primeros días, hasta que se recupere y pueda desenvolverse por sí misma.

 

La intervención se realiza en Clínica u Hospital. Estará ingresado/a en el hospital durante un día para que su recuperación sea más cómoda.

 

El aumento glúteo se realiza bajo anestesia general, de forma que no sienta molestias durante la intervención. No olvide que para nosotros es fundamental que su resultado sea óptimo, por lo que elegimos la técnica anestésica que nos permite trabajar mejor y con más seguridad.

 

El método de insertar y colocar el implante depende de su anatomía y de nuestras recomendaciones. La incisión será hecha en el pliegue interglúteo. La elección se hace con el objetivo de que la incisión este colocada de forma que la cicatrices sean lo menos visibles posible.

 

A través de incisión creamos un bolsillo intramuscular. El implante se centra sobre la nalga. Se dejan tubos de drenaje durante algunos días tras la cirugía.

 

La cirugía generalmente lleva unas dos horas. Se cierra la herida con una sutura enterrada y posteriormente se cubre la zona con apósitos durante dos o tres días para permitir que su cicatrización sea correcta.

 

El postoperatorio

 

Se sentirá cansado y molesto algunos días tras la intervención, pero será capaz de realizar una actividad relativamente normal en uno o dos días. La mayor parte de sus molestias serán tratadas con medicación.

 

En dos o tres días le retiraremos vendajes y drenajes y le indicaremos el tipo de faja que debe emplear. Las sensaciones extrañas en la piel y la hinchazón más importante disminuirán en más o menos dos semanas.

 

Las suturas serán retiradas aproximadamente en dos semanas. Pero los glúteos tardaran algunas semanas más en recuperar su aspecto completamente normal.

 

Debe ser capaz de volver a su trabajo en unos pocos días dependiendo del nivel de actividad que requiera el mismo.

 

Siga nuestros consejos sobre cuando comenzar a realizar ejercicio y actividad normal. Sus glúteos probablemente estarán más sensibles a la estimulación directa en dos o tres semanas, de forma que debe evitar el contacto físico. Después progresivamente volverán al estado normal.

 

Las cicatrices estarán endurecidas y rosas al menos durante seis semanas. Aunque este endurecimiento puede durar algunos meses. Después progresivamente se irán atenuando hasta hacerse muy poco evidentes.

 

Los pacientes sometidos a este tratamiento mejoran en aspecto y en autoestima al encontrarse más seguros con su nuevo aspecto.

 

La decisión de realizar un aumento glúteo es altamente personal, incluso puede haber personas que no lo entiendan. Lo importante es como se sienta usted con una forma mejor. Si consigue sus objetivos y expectativas, la cirugía es un éxito.